OPINIÓN | Boicot a Eurovisión 2019, silencio con Qatar 2022

La celebración del Mundial de Fútbol 2022 en Qatar trae consigo un aluvión de polémica y controversia.

IMAGEN: Getty Images


En 2019, Israel fue la encargada de albergar el certamen de Eurovisión tras la victoria de Netta con ''Toy''. A partir de su victoria, se inició un aluvión de críticas y protestas que defendían que no debía celebrarse el certamen en la ciudad de Israel. Se convocaron manifestaciones alrededor del mundo denunciando que esto no era más que una operación de "lavado de imagen de los crímenes de Israel". "Israel está utilizando descaradamente Eurovisión como parte de su estrategia oficial Marca Israel, que presenta la cara más bonita de Israel para encubrir y distraer la atención de sus crímenes de guerra contra el pueblo palestino", argumentaba BDS, que comparó el comportamiento del gobierno israelí hacia los palestinos con el apartheid sudafricano. Las protestas llegaron hasta la propia ciudad anfitriona del festival, Tel Aviv, donde cientos de personas se manifestaron con una pancarta que decía Boycott Eurovision.


Incluso Madonna, que actuaba ese año en el interval act del certamen se vió envuelta en la polémica. Bajo el movimiento ''MadonnaDontGo'' se intentó convencer a la cantante de no acudir a Israel. Incluso varios artistas y cantantes palestinos se pusieron en contacto con la cantante pidiendo que no actuara ''por respeto a las víctimas de Israel''.


Tras la celebración del certamen, en el momento de las votaciones, Hatari, el grupo representante de Islandia, enseñó en directo la bandera de Palestina, protagonizando uno de los momentos más polémicos de la noche.


IMAGEN: Cinemanía


El año que viene, Qatar albergará el Mundial de Fútbol tras ganar en 2010 la nominación para ser la anfitriona del Mundial.

IMAGEN: Qatar WORLD CUP


Según ha informado The Guardian, más de 6.500 trabajadores migrantes han muerto en las obras para la construcción de las infraestructuras del Mundial, originarios la mayoría de países como India, Nepal y Bangladesh. Tras estos incidentes, numerosas selecciones de fútbol cómo la Alemana, la Noruega o la de Países Bajos, han protagonizado varias protestas defendiendo la cancelación del mundial en Qatar y abogando por el cumplimiento de los derechos humanos de los trabajadores. Pese a todos estos incidentes, Qatar sigue adelante con la construcción de estadios, un nuevo aeropuerto y numerosas carreteras. Qatar, a través del mundial, mejoraría su influencia exterior siendo el mundial un escaparate idóneo para vender una buena imagen global a grandes inversores.


IMAGEN: Amnistia Internacional


La última polémica ha venido de la mano del presidente del comité organizador del Mundial y los derechos LGTBQ. El presidente ha declarado que "la homosexualidad no está permitida" en el emirato, pero promete que los seguidores LGBTQ + tendrán derecho a viajar al país y asistir a los partidos pero teniendo en cuenta que las muestras de cariño "están mal vistas", atentando, una vez más, contra los derechos humanos. Tras estas declaraciones, las reacciones no se han hecho esperar. El jugador australiano Josh Cavallo ha declarado tener "mucho miedo" de jugar el Mundial de Qatar. Cavallo anunció hace poco públicamente su homosexualidad.


IMAGEN: Wiki Commons


A pesar de todos estos sucesos, la celebración del mundial en Qatar sigue en marcha mientras que en 2019 numerosos medios de comunicación y varias manifestaciones en distintas ciudades pidieron la cancelación de Eurovisión en Israel.